Skip to main content
Noticias
Imagen destacada
 jueves,27
 
 Con información de: 
Compartir

 

·         Proyecto que busca desarrollar este atributo en los/as jóvenes, motivándolos a buscar soluciones para problemáticas de sus territorios.

 

 

Por primera vez la UTalca es la encargada de poner en marcha en la Región del Maule el proyecto SaviaLab, iniciativa impulsada por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), e implementada en conjunto con universidades a lo largo del país.

 

La actividad, que lleva siete años aplicándose en distintos establecimientos educacionales del territorio nacional, se trata de un curso y concurso que invita a profesores para que formen equipos de trabajo con estudiantes, con el propósito de motivar en ellos/as la innovación temprana.

 

De esta forma, durante un año los jóvenes deben detectar un problema de su entorno y una solución. A final del periodo, los equipos escolares -a nivel nacional- compiten por ver quién fue el más innovador.

 

La función de la UTalca será coordinar y ayudar a los equipos de la región, incorporando a alumnos de la Facultad de Ingeniería, quienes guiarán a los grupos en su proceso de investigación y prototipado. 

 

La profesional de la Dirección de Ciclo de Vida Estudiantil (CIVE) de la universidad y jefa de proyecto, Tania Mascaró, explicó que “SaviaLab es una instancia ideal para promover esta vinculación con el sistema escolar a través de la incorporación de metodologías activas para el desarrollo de innovación temprana en jóvenes de la enseñanza media técnico-profesional, en especial de la formación silvoagropecuaria, que es una de las áreas económicas importantes de la región”.

 

En tanto, el coordinador y profesional CIVE, Pablo Guerrero, profundizó en la misión de la iniciativa. “En una región agrícola, donde tenemos varios desafíos, hay muchas innovaciones que podemos realizar. SaviaLab transforma realidades y personas a través de la conexión con su contexto y las innovaciones que puedan aportar a tu entorno”, indicó.

 

Con el fin de impulsar el trabajo colaborativo online, se utilizarán plataformas simples y de fácil acceso para alojar material, realizar reuniones y ver videos. Para ello, se les hará entrega de dos kit: uno con materiales y manuales para la etapa de investigación, y otro para la etapa de desarrollo de los prototipos.

 

El concurso se realizará en tres etapas, una primera de preparación y evaluación de contexto y sus oportunidades; la segunda etapa de producción e ideas, prototipado y el Campamento Tecnológico, donde serán capacitados para presentar su proyecto. La etapa final es un concurso donde se presentan en una Feria de Proyectos y luego en un Congreso de Innovación. El proceso culmina con la premiación de los ganadores.

 

El tesista de Ingeniería en Bioinformática, Luis Letelier, quien será ayudante en la iniciativa, destacó su importancia e impacto. “Es súper entretenido e interesante porque soy apasionado por la innovación y el emprendimiento. Soy gestor de Bike UTalca y siempre he estado vinculado a proyectos de este tipo. La gracia es que estás forjando agentes de cambio en la región y eso es clave”, comentó.

 

Además, dijo que el hecho de que muchos vivan en sectores rurales abre una interesante gama de posibilidades que se pueden abordar. “Soy habitante de sector rural y creo que la visión de los chicos de sector rural es distinta a la de un chico de la ciudad. Ellos conocen cómo funcionan ciertos ciclos y serán muy conscientes de la escasez hídrica. Espero que aparezcan varias propuestas para abordar ese desafío”, expresó. 

 

Por su parte, el profesor del Instituto Politécnico Juan Terrier de Curicó y el Colegio Antilhue de Molina, Rogers Méndez, quien ha participado en SaviaLab desde el 2019, destacó la metodología de aprendizaje basado en proyectos que propone la instancia, la cual incorpora conocimientos en torno al planteamiento de un trabajo colaborativo.

 

“Esto partió con un diplomado que hicimos e implementamos esta metodología como docentes. Un proyecto puede ser, por ejemplo, mejorar la calidad de vida de las personas que cosechan guindas, ají o manzanas, y se generan ideas de solución para esta problemática. La innovación no tiene que ver con aplicar tecnología muy sofisticada, sino que solucionar un problema puntual”, relató. 

Más noticias