Skip to main content
search
0
Noticias
Imagen destacada
 martes,29
 catalina.morgado
 Con información de: 
Compartir

Desde el año 2007 el Consorcio de Universidades del Estado en conjunto con el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol, ha trabajado de manera colaborativa, congregando a todas las universidades públicas en un convenio orientado a impulsar políticas preventivas que incidan en la prevención y abordaje del consumo de sustancias.

El trabajo coordinado y materializado a través de la Red de Fortalecimiento de la Vida Estudiantil, constituida por profesionales dedicados a la atención de estudiantes, promueven la reflexión y acción a través de diversos proyectos centrados en la integralidad y diversidad del estudiantado, conociendo sus problemáticas y la multiplicidad de factores que inciden en su trayectoria educativa.

“Esta actividad junto al Consorcio es entorno a mirar las comunidades educativas como un factor protector, como generamos orientaciones para que las universidades desarrollen planes de culturas preventivas para abordar los consumos problemáticos y desde SENDA estamos apoyando ese trabajo de larga data, por tanto, hoy día recibir esas orientaciones del Consorcio es algo muy potente y valorable para seguir trabajando”, explicó Natalia Riffo Alonso, Directora SENDA.

Objetivo

En el último tiempo esta red ha centrado sus esfuerzos en consolidar la reflexión y sistematizar los conocimientos, experiencias y abordajes, de este trabajo colectivo nace un modelo de intervención destinado a ser compartido con los equipos de apoyo psicoeducativos y sociales, que trabajan con los y las estudiantes.

“Este programa es muy importante para las universidades estatales, es un trabajo que se ha realizado en red, en apoyo al fortalecimiento de la vida estudiantil, que funciona hace 15 años y que refleja en plenitud lo que significa el trabajo en colaboración y coordinación con las universidades y los productos importantes que esta puede tener”, expresó Alejandra Contreras, directora del CUECH.

Se orienta  básicamente en dar cuenta  de los acuerdos respecto  a un marco interpretativo común sobre la concepción del tránsito del estudiantado desde el momento que ingresa hasta cuando se titula , caracterizar los factores intervinientes en la vida estudiantil universitaria durante este itinerario formativo, reconocer elementos centrales de la gestión de apoyo y  plantear una propuesta de comprensión y abordaje del consumo de sustancias y su prevención en las universidades públicas, entendida como parte y no única de los riesgos en la trayectoria educativa.

“Nos permita desarrollar dispositivos y herramientas para mitigar y eventualmente contener esa situación de la mayor relevancia. Quisiera agradecer a los equipos de cada universidad que han aportado a la construcción de este modelo y también a los guías y estudiantes, que por medio de las técnicas que SENDA nos ha dado hemos podido construir este modelo”, cuenta Osvaldo Corrales, presidente del CUECH.

Comunidad

Las orientaciones técnicas para la implementación de un Modelo de Intervención en Culturas Preventivas fomentan, por tanto, el involucramiento efectivo de toda la comunidad educativa y de todos los actores de la sociedad civil y organismos del estado, en la prevención y detección temprana de factores de riesgo, dentro de un marco de mayor promoción de la salud y bienestar.

Así lo comentó la directora del Consorcio de Universidades del Estado de Chile, CUECH.

“En nuestro rol como formadores de los jóvenes debemos promover un modelo de vida sana, que los estudiantes no vean alterada su vida estudiantil por el consumo indebido de estas sustancias y por lo mismo creemos que la prevención es uno de los elementos centrales” explicó.

A lo anterior, el rector de la Universidad de Valparaíso y presidente del Consorcio, apuntó a lo importante que es esta temática en el desarrollo de la comunidad estudiantil y el rol que esta tiene en el modelo.

“Se trata de un tema que para la comunidad universitaria es bien sensible establecer estrategias que nos permita prevenir el consumo problemático de alcohol y drogas dado los efectos sobre la vida general de las personas, pero en particular en la trayectoria de nuestros estudiantes, que incide negativamente en la vida personal y especialmente en la vida académica” concluyó.

Más noticias