Skip to main content
Noticias
Imagen destacada
 lunes,24
 
 Con información de: 
Compartir

El Grupo de Investigación en Género, Ciudadanía y Territorio (GECIT) de nuestra Universidad organizó el conversatorio binacional denominado “La democracia amenazada en América Latina: crisis neoliberal y violaciones a los derechos humanos en Colombia y Chile”, que se realizó vía Zoom

La actividad estuvo moderada por la académica del Departamento de Ciencias Sociales, Dra. Soledad Martínez, y contó con el análisis del académico de la misma unidad, Bruno Bivort, quien se refirió a las experiencias de ambos países en materia histórica y de derechos humanos, especialmente en los estallidos sociales y como esto se ha evidenciado durante pandemia.

La periodista y antropóloga, vicepresidenta de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias, Mónica Valdés, agradeció el espacio que dio esta actividad y afirmó que permitió visibilizar la situación que vive Colombia y a través del diálogo social dar a conocer lo que está sucediendo, dejando de  desestigmatizar y descriminalizar la protesta social, que es un derecho constitucional, aseveró.

Para poner en contexto la situación que vive el país, explicó que el “28 abril se realizó la manifestación convocada por estudiantes, sindicatos de maestros y maestras y organizaciones sociales para protestar por la reforma tributaria que, entre otras cosas, era  una propuesta del gobierno del presidente Iván Duque para grabar con impuestos alimentos de la canasta básica, también de los servicios funerarios, pensiones, deporte, cine, teatro y, a la vez, presentar excepciones al sector financiero, los grandes capitales especialmente de industrias extractivas y rebajas a emporios económicos como las bebidas gaseosas”.

Pese al retiro de la reforma, la profesional enfatizó que  continúan las protesta debido “al gran oportunismo legislativo en pandemia y al ingreso de una reforma a la salud que, esencialmente, tiene el cierre de mil hospitales públicos, sobre todo, en zonas apartadas y de institutos emblemáticos”. Asimismo, indicó que existe la militarización de las principales ciudades y una respuesta policial muy severa que generó la violación a los derechos humanos, “entre ellas se han reportado mil 440 casos de abusos policial, 10 víctimas de violencia sexual, 800 detenciones arbitrarias, allanamientos ilegales, 42 homicidios y la preocupación por 900 personas desaparecidas”. Esto -afirmó- ha estado contrastado por esfuerzos de diálogo social frente a diferentes temas que generan el descontento con el gobierno, esperando que se establezca una renta básica, una reforma de la policía y la implementación de los acuerdos de paz.

Desde su visión, el académico de la Universidad de Rosario, Colombia, Dr. Sebastián Vargas Álvarez, destacó que los estudiantes son los generadores de la protesta junto a las organizaciones del país, cuya realidad es “que solo uno de cada 10 estudiantes pueden acceder a la educación pública; existe un descontento por no implementar los acuerdos de paz, por la desfinanciación de la educación pública que luego es frenado por la llegada de la pandemia, pero que con el paso del tiempo se vuelve a salir a la calle sin miedo para manifestar las demandas”.

Igualmente, expresó que “esta es casi una dictadura para reprimir la protesta, un poder coercitivo muy fuerte y también mediática, donde la información ha jugado un papel determinante en cómo se ha desarrollado el paro y como el gobierno a querido mostrarlo a sus ciudadanos y a la comunidad internacional.  El contrapeso lo ha realizado la sociedad civil a través de redes sociales y medios alternativos”.

Por su parte, la integrante del comité nacional de paz y líder juvenil, Deisy Aparicio Bonilla, precisó que lo que hoy vive la sociedad colombiana “es el acumulado de muchas indignaciones y de fuerzas que parten del estado de perfidia del gobierno en termino de desconocer acuerdos suscritos con sectores como el estudiantil, campesino e indígena y sociales y populares”. Agregó que esa perfidia está ligada a una suerte de “simulación política malsana del gobierno actual, en la lógica de decir que está haciendo la paz cuando el acuerdo de paz no lo implementa o de decir que está garantizando la educación gratuita cuando en realidad no lo está haciendo, además de ir enfocando sus medidas y políticas a reforzar una perspectiva militarista de la sociedad, al enriquecimiento de los sectores más ricos y a una lógica de gobernar para sus amigos”.enfatizó.

La actividad consideró el diálogo entre los panelistas, organizadores y los y las asistentes.

El conversatorio está disponible en https://youtu.be/cPqZP-gVgRk

 

Más noticias