Skip to main content
Noticias
Imagen destacada
 miércoles,05
 
 Con información de: 
Compartir

 

·         Universidad brinda apoyo académico, psicoeducativo y tecnológico a estudiantes que se encuentran en situación de discapacidad, los cuales pasaron de 74 en 2019 a 141 en el año 2021.

Un incremento de 90% en el número de estudiantes beneficiarios, registró en dos años de labor la Unidad de Acompañamiento Estudiantil (CIMA) de la Universidad de Talca, que capacita y entrega asesoría técnica a docentes y directores de carrera en materia de inclusión.

Cuando comenzó a operar en 2019 la instancia brindó apoyo a 74 alumnos/as en situación de discapacidad, cifra que en 2021 se elevó a 141, de los cuales 40 cursan primer año.

La coordinadora de la unidad, Carla Arellano, señaló que este aumento “es un desafío para el área, pero también es una alegría porque demuestra que el ingreso de jóvenes en situación de discapacidad a la educación superior es una realidad”.

El respaldo que brinda la Universidad a través de CIMA se expresa a través de una estrategia interdisciplinaria desarrollada por un equipo compuesto por educadores diferenciales, psicólogos y kinesiólogos, entre otros. A partir de ello se elabora una estrategia en base a la cual, en caso de ser necesario, se efectúan ajustes a la infraestructura y se implementan softwares especializados, o bien se otorga una mayor flexibilidad académica así como acompañamiento académico y psicoeducativo.

Sobre el trabajo realizado, el profesional José Bustos detalló que “hacemos un acompañamiento al estudiante desde que ingresa, detectando sus necesidades educativas y generamos un plan que se entrega al director/a para que lo difunda con los/as docentes”.

Añadió que lo anterior va acompañado de un proceso de sensibilización y educación de la comunidad universitaria. “La inclusión no funciona si no están todos los actores participando directamente: Está el estudiante como el centro, el/la director/a de Escuela y nosotros. El proceso de inclusión se construye bajo estas tres miradas”, puntualizó.

Precisó que para dar a conocer la existencia de este programa, a principio de año en cada curso se imparte una charla en la que se informa sobre los servicios disponibles y la posibilidad de acceder a ellos en cualquier momento de su proceso formativo. 

El estudiante de segundo año de Ingeniería Civil Mecatrónica, Mauricio Bravo, dio cuenta del resultado positivo del trabajo que realiza la UTalca en este sentido.

“Mis profesores han sido súper accesibles. Me han otorgado la ayuda necesaria y sin ella no hubiera podido avanzar. En general me ha ido súper bien, tengo un promedio sobre cinco y he pasado todos mis ramos. Mis compañeros han sido simpáticos, son comprensivos, aunque sea difícil tener amigos a distancia”, dijo el joven, quien registra una parálisis cerebral que si bien afecta su motricidad no le impide ser un buen alumno y tener autonomía en su proceso de aprendizaje.

Bravo agradeció el respaldo que encontró en CIMA. “El equipo de inclusión me ha ayudado más que nada en los tiempos, porque soy lento, y este semestre me van a ayudar con un tutor para que me asista en un ramo. Como profesional quiero dedicarme a hacer prótesis o a manejo de materiales para evitar desechos y la contaminación”, relató.

El director de la mencionada Escuela, Daniel Díaz, valoró la experiencia vivida con el alumno. “Contamos con un equipo de profesionales altamente capacitado que nos ayuda a generar vínculos y apoyo al estudiante, ya sea en su inmersión en su curso y carrera. Esto nos permite tener un vínculo y comunicación efectiva para hacer lo necesario y lograr lo que nos hemos propuesto como Universidad”, comentó. 

Más noticias