Skip to main content
search
0
Noticias
Imagen destacada
 jueves,13
 Administrador del sitio
 Con información de: 
Compartir

●      En inauguración de Año Académico de la Universidad de Playa Ancha 2023, invitados compartieron en conversatorio, tanto desde la microbiología como la antropología.

Alto interés generó la Ceremonia de Inauguración del Año Académico 2023 de la Universidad de Playa Ancha, que tuvo como eje principal la reflexión en torno a la temática "Microbioma, Derechos Humanos y Memoria”, bajo la mirada y perspectivas de la ecóloga microbiana y doctora en Ciencias Naturales Cristina Dorador Ortiz, y del antropólogo y doctor en Estudios Latinoamericanos Osvaldo Torres Gutiérrez.

La cita, que se realizó en el Aula Dr. Félix Morales Pettorino, en el marco de la Conmemoración de los 50 años del Golpe Cívico-Militar, contó con la presencia de autoridades regionales y universitarias, además de la comunidad funcionaria académica y no académica, y del estamento estudiantil.

Durante su discurso inaugural, el rector de la UPLA Carlos González Morales, abordó el retorno a la presencialidad, los resultados del Proceso de Admisión 2023, los cinco años de acreditación de la casa de estudios y la creación de tres programas de doctorado.  Además, se refirió a la puesta en marcha de la nueva política integral ante el acoso sexual, la violencia y discriminación de género y diversidades sexogenéricas, el aniversario número 75 de Universidad, la creación de un comité institucional por los 50 años del golpe, entre otras aristas.

González aseveró que esta instancia “tuvo como propósito poner en perspectiva la mirada de realidad y futuro de nuestra institución, frente a los desafíos que nos implica el proceso formativo de su comunidad universitaria, en concordancia con el contexto, tanto regional como nacional. Llevamos seis meses de instalación de nuestro gobierno universitario, ha sido complejo, sin embargo, estamos motivados y entusiasmados; y con el cariño y apoyo de todos y todas, estoy seguro que que podremos lograr una Universidad que siga siendo un aporte sustantivo para el desarrollo social de nuestra ciudad, región y del país”.

Cristina Dorador Ortiz, investigadora destacada en la revista Forbes (2022) como una de las 30 mujeres poderosas de Chile, a raíz de sus estudios con microbios y por su lucha por el resguardo de los recursos naturales, manifestó su agradecimiento por la invitación a este acto y recalcó el vínculo de la ceremonia con la Conmemoración de los 50 años del Golpe Cívico-Militar.

“Este hecho provocó distintas consecuencias en el ámbito universitario, tanto en sus estudiantes, académicos y funcionarios, pero también por la forma en la que enfrentamos los problemas de la sociedad, y cómo nos vemos a nosotros mismos”, afirmó la investigadora. Además, hizo hincapié en la necesidad de reflexionar sobre cómo enfrentamos este año, tanto en las familias, las comunidades y universidades, poniendo énfasis en los DD.HH., y en cómo las Universidades del Estado se fortalecen para enfrentar los desafíos del futuro.

La especialista planteó, además, que la memoria es un ejercicio continuo de construcción, más allá de lo simbólico y de los espacios donde nos encontramos. En este contexto, precisó que la investigación tiene mucho que aportar al estudio y mantención de la memoria. “Es muy importante pensar la memoria no sólo como un ejercicio reflexivo del pasado, sino en la manera cómo aprendemos desde ahí a hacer futuro. Para ello es crucial la transdisciplinariedad, pues si no somos capaces de congregar distintas visiones y lograr criterios comunes de comunicación, es muy difícil como académicos/as e investigadores/as, que nuestros saberes y conocimientos se entreguen a la comunidad. Es una responsabilidad incluso democrática”, sostuvo.

La manera en la que mantenemos los espacios de memoria natural, también fue otro aspecto abordado por la profesional, al precisar que nos explican parte de nuestra historia, conflictos y dolores. “Esto tiene que ser un ejercicio colectivo real y nos insta a comprender que la naturaleza forma parte de lo que somos”, dijo la exconvencional.

Por su parte, Osvaldo Torres Gutiérrez, asesor de gabinete de la Subsecretaría de Derechos Humanos, agradeció la invitación efectuada por Rectoría UPLA y aseveró que “es bueno que este año el recuerdo no sea la reiteración perpetua de un hecho, sino la resignificación para extraer las lecciones que, con vista al futuro, debe tener la sociedad chilena. Creo que es fundamental rescatar valores clave como la democracia, el respeto a los DD.HH., no en el entendido distorsionado de instrumento político de un sector del país, sino que en una base de la convivencia, de la comunidad ciudadana y de cómo nos tenemos que entender respetándonos los unos a los otros”.

Con el mismo énfasis, Torres aseguró que las memorias son diversas y colectivas. Dijo, además, que los DD.HH. son universales y, en ese carácter, deberían operar con independencia de las particularidades irracionales, y ser consideradas como la base moral, política y jurídica de la convivencia en cualquier sociedad.

“Es un sueño, un ideario en el sentido de que si eso se aplicase como debiese ser, sería el cumplimiento de una aspiración, porque se respetaría la ley para todos por igual. A unos los podrían detener, teniendo ciertos derechos para que no nos maltraten y torturen, a otros, para ejercer el derecho a reprimir una manifestación pacífica de acuerdo a los protocolos existentes, etc., pero eso tiene que ver con una universalidad que debemos reconocer todos y todas”, aseveró.

Si bien sus ideas fueron atentamente escuchadas por las y los asistentes, llamó la atención el momento en que aseguró tener miedo a lo que calificó como “arqueología de la memoria”, refiriéndose al desafío que implica dar sentido a algo que ocurrió en el pasado.

“Hacer memoria, no se trata de un proceso en el cual se puede presentar los hechos como algo que hará sentido en el presente, porque este presente está completamente transformado y atención aquí, porque hay una operación de carácter político que intenta hacer que cualquier proceso de transformación, devenga en caos, en una reacción de temor y en la necesidad del viejo orden. Esa operación ocurrió en la década de los 70’, pero también hoy día”, sostuvo Osvaldo Torres Gutiérrez, quien anticipó que se corre el riesgo de que las libertades sean anuladas, debilitando nuestra democracia.

Más noticias