Skip to main content
search
0
Noticias
Imagen destacada
 martes,07
 Administrador del sitio
 Con información de: 
Compartir

El hoy arquitecto, Sebastián Mejías, diseñó y construyó “Oratorio de la Peregrina”, un espacio de reflexión erigido en la comuna de Sagrada Familia en la Región del Maule, que otorga un valor agregado a un lugar comunitario. 

 

“Oratorio de la Peregrina”, es el nombre de la propuesta de Sebastián Mejías, hoy arquitecto titulado de la Universidad de Talca, por la cual resultó uno de los ganadores en el Concurso Nacional de Proyectos de Título (CNPT) 2021.

 

Esta distinción es una de las más reconocidas a nivel nacional para estudiantes del área. “Fue una sorpresa y una alegría, en especial porque fui uno de los pocos proyectos de regiones que resultó ganador y con él busqué entregar un valor agregado a un sector rural de la Región del Maule”, comentó Mejías.

 

El proyecto arquitectónico fue diseñado por el egresado para optar a su título y construido en un sector muy transitado por la comunidad del sector de El Durazno, a 12 kilómetros de Villa Prat, en la comuna de Sagrada Familia, región del Maule.

 

Mejías explicó que la motivación para construir el oratorio surge desde hace muchos años, cuando conoció la zona y observó la importancia de las tradiciones religiosas para la comunidad.  Es así como buscó generar un espacio de reflexión en torno a la figura de la Virgen y un punto de encuentro para los habitantes del lugar.  

 

“La religiosidad es muy importante para la comunidad. Ellos poseen una Virgen Peregrina, que va de casa en casa y mi idea fue generar este espacio público permanente para la imagen y así todas las personas pudieran visitarla”, sostuvo.

 

La forma de la construcción está inspirada en los tradicionales hornos carboneros que existen en la zona y que son una pieza importante de la economía local. Su edificación se realizó con barro y ladrillo, aprovechando además elementos que se podían encontrar en el entorno, lo que finalizó con un proceso de curación de la construcción para mejorar su resistencia. “Mezclé tanto la economía del lugar como las tradiciones constructivas que han pasado de generación en generación”, precisó el joven arquitecto.

 

Mejías destacó que una característica que presenta el oratorio, debido a los elementos de la construcción, son las temperaturas gratas que se alcanzan en su interior. “En verano es un espacio muy fresco y en invierno es un refugio para el frío”, comentó.

El profesor de Arquitectura de la UTalca, Eduardo Aguirre, fue su guía durante el proyecto de título. “Este es un muy buen trabajo y Sebastián es un muy buen arquitecto. Este tipo de iniciativas logra sintetizar la formación de los estudiantes. Son trabajos que se insertan en un determinado territorio y desde las condiciones propias del sector el estudiante puntualiza con una intervención, que en este caso es un oratorio, que se ubica en el secano interior del Maule, y que tiene relevancia para la comunidad”, señaló.

 

Concurso

 

El premio es otorgado por reconocidos profesionales del área que conforman el grupo Arquitectura Caliente, y se entrega en colaboración con el Colegio de Arquitectos de Chile, la Asociación de Oficinas de Arquitectos de Chile (AOA) y el sitio web PlataformaArquitectura.cl

 

El concurso, que se desarrolla a nivel nacional desde el 2005, es abierto a estudiantes de arquitectura de todo el país, quienes pueden presentar sus ideas o proyectos en diversas categorías, desde segundo año de la carrera.  

En la versión 2021 se presentaron un total de 371 proyectos inscritos, provenientes de 29 escuelas de arquitectura a lo largo de todo el país y de 10 ciudades distintas, dando cuenta de una amplia variedad de temas y problemáticas que van desde lo urbano hasta lo constructivo, incluyendo distintas soluciones, materiales, emplazamientos, estrategias de proyecto, modelos de gestión y representación, además de profundas reflexiones y observaciones de lo contingente.

 

Proyectos comunitarios

 

Así como el oratorio de Sebastián, este tipo de proyectos de título son uno de los sellos de la carrera de Arquitectura de la Universidad de Talca, que a la fecha lleva cerca de 400 de estas iniciativas entregadas a la comunidad, siendo en un inicio una modalidad inédita en las carreras de arquitectura a nivel nacional.

“Los estudiante desarrollan sus proyectos que están ubicados en el valle central de Chile, entonces hay una filigrana de construcciones que están dispersas en el territorio y eso es muy potente porque habla de una Escuela que está distribuida e imbricada en su zona”, destacó el profesor Aguirre.  

 

Más noticias