Skip to main content
search
0
Noticias
Imagen destacada
 lunes,21
 Administrador del sitio
 Con información de: 
Compartir

Por Erick Valenzuela

En la casa central de la Universidad de Chile, se reunieron las escuelas de Trabajo Social de las universidades estatales, para avanzar en procesos de articulación y fortalecimiento de las acciones en conjunto. Entre los principales desafíos está la integración de las escuelas a partir de los procesos de Movilidad Estudiantil.

La jornada fue inaugurada por Marco Yupanqui, coordinador del Programa Nacional de Movilidad, del Consorcio de Universidades del Estado de Chile (CUECH), quien presentó los objetivos centrales del programa, “El proyecto de movilidad es un proyecto estructural de las universidades estatales. Nuestro foco prioritario es la articulación de las instituciones del CUECH, a partir de los espacios de estudio, formación e investigación entre la comunidad académica y estudiantil.”

Uno de los propósitos de la jornada es el posicionamiento del Programa de Movilidad como una oportunidad a profundizar entre las carreras de Trabajo Social del CUECH. Durante este segundo semestre hay 722 estudiantes movilizados, de ellos 100 son estudiantes de movilidad presencial. William Ramírez, coordinador de la mesa de Movilidad Nacional, enfatizó que la invitación es a aumentar la participación de estudiantes de las carreras de trabajo social, “Hacemos la invitación a que los y las estudiantes de la carrera de trabajo social se sumen. Un curriculum diferenciado y flexible se hace carne a partir de las oportunidades que ofrece la Movilidad”, comentó el coordinador de Movilidad.

100 años de escuelas de Trabajo Social en Chile

En 1925 comenzó la formación en Trabajo Social en Chile, con la creación de la Escuela de Beneficencia Pública, que actualmente corresponde a la Universidad Tecnológica Metropolitana. Patricia Castañeda, académica e investigadora de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Valparaíso, comentó la importancia histórica de la formación en Trabajo Social para Chile y la región,“No solo se trata de la primera escuela de Chile, sino que de latinoamérica. Hay muchos hitos identitarios del desarrollo disciplinar de trabajo social, y hay una relación muy directa entre la vocación pública y el desarrollo regional de los territorios de los cuales nuestro primer trabajo es a través de la formación, el pregrado, el posgrado, la investigación, la vinculación con el medio”, comenta la investigadora.

Con un siglo de trayectoria, las escuelas de trabajo social tienen como desafío profundizar la articulación y las experiencias de intercambio en conjunto. Tito Flores, académico de la Universidad Tecnológica Metropolitana, destacó la importancia de la movilidad estudiantil en miras al centenario, “una iniciativa que parece muy importante es cómo nos fortalecemos en tanto cuerpo de Universidades del Estado a través de la participación en instancias de intercambio, intercambio académico, por cierto, pero también de intercambio estudiantil a través de las miradas que pueden cruzarse entre regiones, entre estudiantes, entre jóvenes que están viviendo realidades distintas en la formación que tenemos”, comentó el académico de la UTEM. 

Trabajo Social de Arica a Magallanes

 

La red de escuelas de trabajo social del CUECH, reúne a 12 instituciones de todo el país, distribuidas desde Arica a Magallanes. La Universidad de Tarapacá (UTA) en el extremo norte del país cuenta con 2 sedes, en las ciudades de Arica e Iquique formando a 400 estudiantes.

Alicia Moreno, jefa de carrera de trabajo social en la UTA, resaltó los principales sellos al trabajar en la zona norte, “la interculturalidad y la migración son parte de los sellos de nuestra carrera y creemos que la movilidad estudiantil permite que los estudiantes que lleguen a la región puedan observar, retroalimentarse y generar planes para poder trabajar en función del bienestar de las personas en nuestra región y en los territorios a los que pertenecen”, comentó la profesional de la UTA.

Al otro extremo del país se encuentra la Universidad de Magallanes que hace 26 años creó la carrera de trabajo social que actualmente forma a 129 estudiantes. Parte de las características de la carrera es que desde el segundo semestre del segundo año en adelante, los y las estudiantes se encuentran en proceso de prácticas de pasantías vinculadas al territorio.

Carmen Bravo, jefa de carrera de trabajo social en la UMAG, destacó la importancia del vínculo con el territorio y sus particularidades al estar en la región más austral del país, “después de dos años de pandemia, estamos reactivando la vinculación nuevamente con las instituciones, luego de haber hecho dos años de pasantía de prácticas virtuales, uno de los focos más importantes tiene que ver con llegar a los sectores más rurales de la región”.

Agregó además la importancia de Movilidad Estudiantil como una oportunidad para los y las estudiantes, “se agradece primeramente la instancia de poder reunirnos y volver a encontrarnos. Como vivimos en un lugar tan aislado, es muy valorable que nuestros estudiantes puedan realizar una experiencia de movilidad, a partir de uno de los objetivos de este encuentro que es adecuar los programas para que en conjunto como red podamos recibir y enviar estudiantes a otras regiones con el foco en la flexibilidad de nuestros planes de estudio” comentó la jefa de carrera de trabajo social de la UMAG.

Entre los desafíos del encuentro está el estructurar un piloto de armonización curricular que permita otorgar mayores facilidades para realizar movilidad estudiantil. Un trabajo articulado entre las 12 escuelas del CUECH, que en base a la estructura previa de coordinación, desarrolle en un corto plazo experiencias de movilidad entre las escuelas de trabajo social, permitiendo el reconocimiento y/o homologación de asignaturas para que cada vez sean más los estudiantes que realicen alguna experiencia de movilidad.

Para mayor información sobre la historia de las Escuelas de Trabajo Social en Chile, se encuentra disponible el libro “Retazos de memoria profesional del trabajo social chileno”. Un libro que a juicio de Patricia Castañeda, una de sus autoras, “es un libro que compila la historia del trabajo social y que también nos invita a seguir construyéndola”. 

 

Disponible en bit.ly/3hOd4t

Más noticias