Skip to main content
Noticias
Imagen destacada
 lunes,03
 
 Con información de: 
Compartir

La obesidad y el sobrepeso son los problemas de Salud Pública más graves del Siglo XXI. La obesidad en el niño es un trastorno frecuente, que predispone a la obesidad en el adulto. Es un problema que afecta tanto a países desarrollados como en vías de desarrollo, cuya etiología incluye factores genéticos y de estilos de vida no saludables, como problemas de alimentación y escasa actividad física. La malnutrición por exceso (MNPE) en la infancia puede predisponer a desarrollar enfermedades no transmisibles como la diabetes mellitus y las enfermedades cardiovasculares.

En diversos estudios a nivel nacional e internacional, se ha observado que un excesivo consumo de alimentos de alta densidad energética ricos en grasas saturadas, carbohidratos simples y sedentarismo, representan en la actualidad el estilo de vida de gran parte de los niños chilenos.

En este marco, un grupo de destacados investigadoras e investigadores de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Tarapacá, Sede Iquique, conformado por las nutricionistas Karina Rozas, Jessica Planett, Marylin Arancibia, la cardióloga María Virginia Araya y, el Mg. en Salud Pública, Patricio Huerta, realizó un estudio descriptivo de corte transversal, desde marzo a agosto del año 2018, cuya población objetivo fueron escolares de 6 a 10 años, de primero a cuarto básico pertenecientes a un establecimiento educacional de Alto Hospicio de la Región de Tarapacá, con la finalidad de estudiar la percepción de las madres sobre el estado nutricional de sus hijos y sus posibles riesgos cardiovasculares.

Los resultados de este estudio se plasmaron en el artículo publicado el 2020 en la destacada Revista Chilena de Cardiología: “Alteración de la percepción materna sobre el estado nutricional de sus hijos ¿nuevo factor de riesgo cardiovascular?”https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-85602020000300216&lng=es&nrm=iso

La publicación establece que la alteración de la percepción materna puede constituir un nuevo factor de riesgo cardiovascular, ya que dentro del grupo familiar son las madres las que ejercen un mayor control sobre la alimentación de sus hijos. Actúan así como un mediador importante en el tratamiento de esta patología, siendo clave su intervención para evitar que a futuro sigan siendo obesos en edad adulta y corran el riesgo de sufrir enfermedades crónicas.

Metodología

Interfaz de usuario gráfica

Descripción generada automáticamente

Para ello, el equipo de investigadores utilizó una muestra conformada por 100 díadas madre/hijo, con la finalidad de evaluar la percepción del estado nutricional de ellos, a través de un pictograma de 6 figuras de imágenes corporales separado por género, equivalentes a la clasificación nutricional. Además, evaluaron el estado nutricional de acuerdo a la Guía Minsal 2018, junto con aplicar a cada madre un cuestionario en donde se les solicitaron datos como edad, escolaridad, ocupación y nivel socioeconómico.

En este marco, los escolares se sometieron a mediciones antropométricas de peso, talla y perímetro de cintura (PC), presión arterial (PA), glicemia y colesterol total.

Resultados

Tabla

Descripción generada automáticamente

De la población estudiada, el 52% eran de sexo femenino, 38% presentaban riesgo de obesidad abdominal y el 47% tenían obesidad abdominal.

Con ello, el estudio evidenció que de la muestra considerada, un 52% presentaba sobrepeso, un 40% eran obesos y 8% estaban con obesidad severa. La circunferencia de cintura establece que un 47% de los niños presentaba obesidad abdominal.

Respecto a la glicemia en ayunas estaba alterada en 35%, el colesterol total alterado en 12% y un 31% presentaban presión arterial elevada. Además, encontraron que el 60% de las madres subestimaron el estado nutricional de sus hijos, es decir, los perciben más delgados de lo que son.

Conclusiones

Gráfico, Gráfico de barras

Descripción generada automáticamente

Los resultados publicados, indicaron que existe una relación importante entre la percepción materna alterada del estado nutricional de sus hijos y el aumento constante de la obesidad en escolares.

También se pudo observar que, en la población estudiada, existe una tendencia a presentar un aumento de sus factores de riesgo cardiovasculares como glicemia, colesterol total, presión arterial alterados y obesidad abdominal. La alteración de la percepción materna en relación al estado nutricional de su hijo puede influir en la escasa adhesión al tratamiento para disminuir el sobrepeso y obesidad de los escolares.

Finalmente, y a la luz de estos resultados, los investigadores de la UTA indicaron que es importante establecer nuevas estrategias orientadas a los cambios de estilos de vida saludable, incorporando en el trabajo multidisciplinario de los equipos de Atención Primaria herramientas que incluyan actividades de promoción y prevención dirigidas a las madres de escolares con malnutrición por exceso.

 

Más noticias