Skip to main content
Noticias
Imagen destacada
 viernes,30
 
 Con información de: 
Compartir

 

El webinar desarrollado por el Foro Permanente de Política Exterior y el Consorcio de Universidades Estatales de Chile (CUECH) abordó las relaciones y desafíos entre la academia y las políticas públicas en la búsqueda de cooperación para el desarrollo de Chile. 

 

En el inicio del seminario, Alejandra Contreras, Directora Ejecutiva del CUECH, relevó el trabajo que por segundo año consecutivo se está realizando  entre el  foro y las universidades púbicas. Esto responde muy bien a lo que es nuestro interés de visualizar cuáles son los desafíos para el mundo académico en orden a aportar en materias relevantes para el país y sin duda el mundo de las relaciones internacionales y exteriores del país, son “ ámbitos relevantes en los cuales desde la Academia se puede aportar” señaló.

 

En el inicio del seminario,  el investigador del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile, Alberto Van Klaveren, abordó el rol que ha tenido la academia en materias de relaciones internacionales regionales. Sin embargo, también sostuvo  que las prioridades de la política exterior no coinciden necesariamente con las prioridades del mundo académico; “el mundo académico se rige también por criterios de acreditación y como bien lo sabemos los temas que interesan a veces a las académicas o los académicos no son necesariamente los temas más prioritarios de la política exterior” subrayó.

Van Klaveren, indicó que hay un desafío para afrontar desde la academia y las políticas internacionales nuevas regulaciones a nivel internacional, por ejemplo“ hoy por hoy se está negociando una convención para regular la preservación dela biodiversidad marina más allá de las zonas que pertenecen a las jurisdicciones nacionales de los Estados, obviamente eso también requiere de un aporte científico que surge normalmente del mundo universitario”, acotó.

 

Un aspecto relevante del webinar, fue abordado por el rector de la Universidad de Talca, Dr. Álvaro Rojas, quien profundizó en los desafíos de la academia y las políticas públicas desde su ex rol como embajador de Chile en Alemania durante el primer gobierno de Michelle Bachelet.

Rojas señaló que se debiesen profundizar los vínculos entre las instancias diplomáticas y la academia a partir del aporte científico de esta última, y los nexos existentes entre el mundo científico en todos los países. Alemania, España y Francia son algunos ejemplos a seguir puntualizó el rector. 

Sobre los desafíos que deben abordar las universidades públicas y el Estado en materia de política internacional, “había un déficit en incentivar a la academia y a los institutos respectivo a generar iniciativas en temas que son relevantes” sobre todo en materia de relaciones internacionales regionales”, puntualizó.

En general los académicos son tomadores de incentivos, para ello,  orienta su trabajo en hacer lo que son los  instrumentos de la política científica y tecnología y obviamente responden con iniciativas que se llaman proyectos de investigación, de innovación; uno podría anotar que “había un déficit en incentivar a la academia y a los institutos respectivo a generar iniciativas en temas que son relevantes -y como señala Alberto Van Klavereb-  sabemos poco de Argentina sabemos poco de Bolívar,  no hemos mirado la relación sur  con mayor atención producto de que los incentivos están presentes y un investigador tiene que financiar sus estudios y él va a obviamente a hacer converger su sus investigaciones hacia los puntos donde puedo conseguir un financiamiento (…) y creo que ahí hay algo más que se puede corregir o complentar” señaló Rojas. 

 

Para Daniela Sepúlveda Soto, cientista política de la Universidad Diego portales y  becaria para estudios de doctorado en Ciencias Políticas en la Universidad de Minnesota Estados Unidos, existen otros desafíos para la academia y las relaciones internacionales.

La académica señaló que hay una distancia  entre pensar las relaciones internacionales y ejecutar las relaciones internacionales. Pensamos en la producción académica pero aún sigue pendiente la construcción de puentes más directos entre la Academia y la ejecución de la política pública internacional. Personalmente yo creo  que la falta de puentes responde principalmente a 3 problemas:  “problemas de diversidad, de participación y de lenguaje. Un problema de diversidad, pues sabemos que la política pública internacional persiste muchas veces como un espacio de élite con poca representación de mujeres con poca representación de minorías y de grupos históricamente marginados, el poder ha tendido a concentrarse principalmente en una misma generación a ratos homogénea”, acotó. 

El segundo problema es el de participación: la cancillería persiste como un espacio también -a ratos opaco- poco democrático, poco participativo y con casi nula rendición de cuentas ante la ciudadanía donde donde si no eres parte del cuerpo diplomático o de las redes políticas de la ejecución de la política exterior, es muy poco probable que puedas acceder a la construcción de ideas que se manifiestan en política, sostuvo la académica.

Además, la academia muchas veces insiste en repetir un lenguaje extremadamente sofisticado, extremadamente técnico que obstaculiza el entendimiento y la adopción de las ideas como políticas concretas.

Los 3 problemas que dificultan puentes es el de la diversidad de la participación y el problema del lenguaje nosotros convocamos a una generación de internacionalistas amplia porque la presencia de nuevas voces en la política exterio, finalizó Daniela Sepúlveda.

 

El detalle del seminario lo puede seguir en facebook del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile:

https://www.facebook.com/IEIuchile/videos/1053177185219213

 

 

 

Más noticias