Skip to main content
Noticias
Imagen destacada
 miércoles,03
 
 Con información de: 
Compartir

 

–          Un equipo multidisciplinario trabaja junto a los jóvenes para apoyar su adaptación a la educación superior y mejorar su rendimiento académico.

–          De manera voluntaria y gratuita, cerca de 1.500 alumnos reciben este servicio cada año, en su mayoría de primer año, pero también de otros cursos.

 

“Para los alumnos nuevos, no podría recomendarlo más. Cuando uno sale de la media y entra a ‘la u’, o cuando se cambia de una institución a otra, todo funciona de manera distinta y es increíble la cantidad de ayuda que este programa provee en hacerte sentir cómodo dentro del sistema universitario”. El relato de Cristian Parraguez, estudiante de segundo año de Pedagogía en Educación Media en Inglés, da cuenta del apoyo y acompañamiento que reciben cada año los alumnos que ingresan a la Universidad de Talca.

A través de la Unidad de Acompañamiento Estudiantil CIMA, los jóvenes universitarios pueden aprender técnicas de estudio y de concentración, organización de sus tiempos, manejo de la ansiedad y tutorías, entre otras cosas.

Carla Arellano, coordinadora del programa, explicó que “en CIMA apoyamos a los estudiantes, especialmente a aquellos de primer año, para que puedan adaptarse a las demandas de la vida universitaria y para eso promovemos que ellos tengan acceso a apoyo psicoeducativo y académico”.

Psicólogos, profesores de ciencias básicas, profesionales expertos en aprendizaje y tutores pares conforman el equipo multidisciplinario que trabaja con los estudiantes de acuerdo con sus requerimientos específicos.

Junto a ellos, los estudiantes aprenden, entre otras cosas, a “organizar su tiempo, a organizar sus espacios, conocer y manejar técnicas de estudio, trabajar aspectos relacionados a la memoria, a la concentración y al manejo de la ansiedad académica”, comentó Arellano.

De manera voluntaria y gratuita, cerca de 1.500 alumnos reciben este servicio cada año, en su mayoría de primer año académico, pero también de otros cursos. “En años superiores recurren a nosotros quienes están con estrés académico o con riesgo de eliminación”, explicó Arellano.

“Los estudiantes que participan de estos apoyos en primer año tienen mejor tasa de aprobación, o sea, aprueban mayor cantidad de módulos, y también mayor cantidad de créditos”, aseguró la coordinadora. Además, quienes reciben este apoyo tienen mejores índices de permanencia en la institución, logrando finalizar exitosamente su formación profesional.

La modalidad de aprendizaje a distancia implementada durante el 2020 a raíz de la pandemia supone también una serie de complicaciones para los alumnos. Por esa razón el equipo adaptó su trabajo a una modalidad remota y continuó con el acompañamiento a los estudiantes de manera virtual. “Establecer un lugar de estudios y clases en la casa, como organizarse en tiempos de pandemia o cuarentena, como manejar las inquietudes que aparecen en este contexto”, son algunos de los requerimientos de este nuevo escenario y a la que los profesionales de CIMA han podido contribuir.

 

Más noticias