Skip to main content
search
0
Noticias
Imagen destacada
 viernes,14
 Administrador del sitio
 Con información de: 
Compartir

Cierre del Proyecto FIC Huella Genética de plantas del Desierto Florido, patrimonio turístico regional se llevó a cabo mientras se produce el fenómeno vegetal multi color más abundante de los últimos cinco años, sumado al reciente anuncio de la creación del Parque Nacional del Desierto Florido por parte del presidente de la república.

La ceremonia de finalización de y entrega de resultados se llevó a cabo en el Museo Mineralógico de la Universidad de Atacama y dio cuenta del proyecto que ejecuta el Centro Regional de Investigación y Desarrollo Sustentable de Atacama (CRIDESAT) de la Universidad de Atacama, que desde marzo de 2018 está estudiando e identificando genéticamente aproximadamente 60 especies vegetales del fenómeno del desierto florido.

La iniciativa FIC tuvo por objetivo conocer el estatus endémico  y diversidad genética  de especies de plantas del desierto florido, con el fin de preservar los ecosistemas naturales de la Región de Atacama.

El director del proyecto, Dr. Roberto Contreras Díaz comentó que desde el 2017 que no se veía una intensidad similar del fenómenos del desierto florido: “Entre los resultados del proyecto hemos divulgado los avances en conocimiento que hemos demostrado con cuatro publicaciones científicas que están indexadas en WoS y que nos demuestran la validez de los resultados que hemos obtenido, tanto genomas de cloroplastos de la Garra de León, de la Añañuca Roja, relaciones filogenéticas para encontrar la taxonomía molecular de las plantas y validar esta taxonomía, además de crear un resguardo del ADN de las plantas del desierto florido en la Universidad de Atacama, con el fin de tener respaldo del ADN y que otras universidades a nivel nacional  o internacional puedan usarlo y así lograr más conocimiento del fenómeno natural”.

Roberto Contreras valoró la articulación con otras universidades e instituciones que permitieron el desarrollo del proyecto, “nos ha colaborado la universidad de Tübingen, Conaf, el Ministerio del Medio Ambiente (MMA), entre otras instituciones, con el fin de tener un conocimiento ampliado del Desierto Florido, gracias al financiamiento del proyecto FIC tenemos un Laboratorio de Biología Molecular Vegetal en el Cridesat, con el cual podemos ofrecer servicios e identificación genética e investigación para instituciones públicas y privadas”.

Dentro del estudio realizado surgieron algunos hallazgos como especies exógenas “lamentablemente las especies introducidas son un problema para los ecosistemas, por esto es necesario identificar a estas especies introducidas, que se están estableciendo en el desierto florido donde está muy limitado el recurso, por ello hay que hacer controles y monitoreos de estas especies introducidas que puede ser un problema tanto a la flora como a la fauna local”, comentó el director del proyecto, añadió el investigador del Cridesat.

El consejero regional por la provincia de Huasco, Juan Santana valoró la oportunidad que presenta este proyecto en el contexto que se desarrolla, “podríamos hablar de una etapa nueva, sobre todo por la decisión del Gobierno de comenzar a trabajar una zona de 30 mil hectáreas para transformarlas en un gran Parque Nacional del Desierto Florido. Creo que es muy importante el rol de la academia, esta misma investigación que ha hecho la Universidad de Atacama es muy importante, hay mucho por investigar y mucho por educar a la población”, añadió.

Por su parte el director de Cridesat, Osvaldo Pavez Miqueles señaló que el proyecto permite entregar “una contribución, no sólo local y nacional, sino también mundial también, porque hemos sido los únicos que hemos detectado y llegado a establecer ciertas certezas dentro de las plantas del desierto. Considero que es relevante este proyecto porque contribuye a lo que se quiere hacer en este Parque Nacional”.

Osvaldo Pavez explicó además que producto de este proyecto, el Cridesat UDA cuenta con un resguardo genético de las especies: “Es un banco genético que alberga las especies de flores más conocidas del desierto florido de manera que podamos contribuir con nuestras líneas de investigación que tenemos al desarrollo de la región en los aspectos que se está viendo en el desierto florido”.

En tanto, el director de investigación de la UDA, Vladimir Riffo Bouffanais, junto con valorar las publicaciones científicas en torno al proyecto y el banco genético que posee la UDA, expresó que es relevante este proyecto porque “de acuerdo a lo conocido en esta ocasión aún no se ha relevado la real dimensión del aporte científico del mapa genómico de especies que no se habían realizado antes, por lo que son contribuciones científicas que la Universidad está haciendo y que pone de relevancia a la UDA y a la Región de Atacama con el fenómeno del desierto florido y los alcances que tiene”.

El informativo distribuido por el proyecto FIC Huella Genética de plantas del Desierto Florido, patrimonio turístico regional añade que: “En este proyecto nos propusimos estudiar aproximadamente 100 especies de plantas del desierto florido a partir de métodos DNA Barcoding y para tres especies de plantas se realizará análisis de poblaciones a través de Microsatélites (SSR). El proyecto de huella genética de especies de plantas del desierto se centra en Investigación básica que es primordial para la sustentabilidad del fenómeno desierto florido y el desarrollo de la actividad turística de la Región de Atacama, con el fin de dar a conocer información relevante sobre la diversidad de la flora, lo cual permitirá respaldar uno de los principales desafíos estratégicos, el desarrollo y diversificación de destinos y productos turísticos, sobre todo aquellas que forman parte del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas por el Estado. Si apoyamos mejor a las administraciones de los parques y a las unidades del MMA, con información científica válida sobre la huella genética y las poblaciones en peligro, ellos podrán regularán sus planes de conservación y manejo con el fin de que la actividad turística se realice con normalidad, sin dañar el ecosistema. Por otro lado, y adicionalmente, el estudio genético podría ser usado como una herramienta de diagnóstico para la Policía de Investigaciones (PDI) en el caso de confirmar e identificar cualquier especie que haya sido sustraída del desierto florido”.

 

 

Más noticias