Skip to main content
search
0
Noticias
Imagen destacada
 martes,16
 Administrador del sitio
 Con información de: 
Compartir

–          Tanto la Universidad de Tarapacá, en Arica, como la Universidad de Magallanes, en Punta Arenas, cuentan con recintos que entregan atención gratuita a personas de ambas zonas.

El rol de las universidades de zonas extremas va mucho más allá de formar futuros profesionales y tal como coinciden los rectores de la U. de Magallanes, José Maripani; y de la U. de Tarapacá, Emilio Rodríguez, se trata de una labor desde el punto de vista científico, desarrollando investigación con pertinencia al territorio, y cumpliendo una labor geoestratégica. Además, dado que ambas instituciones cuentan con escuelas de Medicina, realizan una función trascendental para las personas de ambas zonas: la atención de salud gratuita en distintas áreas.

En el caso de la UMAG, el Centro Asistencial Docente e Investigación de la Universidad de Magallanes (CADI-UMAG) trabajó en 2022 en 10 proyectos ligados a secuelas post Covid, salud en adultos mayores, prevención de violencia de género, fibromialgia, entre otros, accediendo a distintas fuentes de financiamiento  y dado que el año pasado abrió sus puertas como prestador complementario a la Red Asistencial de Magallanes para 9.790 atenciones de 773 pacientes de todos los rangos etarios derivados para Psicología, Nutrición, Terapia Ocupacional, Fonoaudiología, Enfermería, Medicina y Kinesiología, siendo esta última área la que mayor cantidad de prestaciones abarcó.

“Nuestro enfoque como prestador ha sido poner énfasis en las necesidades sanitarias de la región, en trabajo con distintos referentes técnicos disponibles. A través de esto, hemos ido generando a su vez la capacidad formadora Docente-Asistencial para las prácticas de alumnos de las carreras de la salud de la UMAG”, comentó Karena Espinoza, directora del CADI-UMAG.

Por su parte, la UTARAPACÁ, abrió en 2020 su Centro Médico para la atención de pacientes, lo que se realiza de manera gratuita y es complementado con diversos exámenes. Así, desde ese año se han atendido de manera gratuita en diversas áreas de salud más de 9.475 personas con una decena de especialidades, como neurología, otorrinolaringología, cardiología, diabetología, psiquiatría, nutrición y dietética, traumatología, ginecología, matronería, pediatría, entre otras. Además, se realizan exámenes de imagenología como ecografías y radiografías, y también electrocardiogramas. Así desde 2020 se ha entregado más de 31 mil prestaciones de salud a 5 mil personas al año.

En tanto, el director técnico del Centro Médico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tarapacá, Leandro Sepúlveda, explica que "el rol más importante es dar una atención a la comunidad con nuestros médicos y estudiantes y que ellos puedan seguir formándose y teniendo un conocimiento médico”.

La gran ventaja que tiene este recinto de salud es que “la comunidad puede venir, puede pedir la hora y es absolutamente gratis para ellos, además complementamos la atención médica con algunos exámenes como electrocardiogramas, radiografías y eso permite una acción más integral con los pacientes”.

Sepúlveda agregó que “al ser un centro docente permite que cada paciente que venga aporte algo en la formación de nuestros estudiantes ya que ellos están presentes en la atención del médico y en el caso de los internos ellos hacen la atención asesorados por los médicos que trabajamos acá.

Según destacó el director, se han entregado más de 31 mil atenciones médicas a 4.240 adultos y 2.661 pacientes pediátricos, a quienes se suman 1.213 de oftalmología y 1.361 de radiología.

Testimonio de pacientes

Isolina Cárdenas tiene 55 años y llegó al programa de atención kinesiológica del CADI-UMAG dado que no había cupo en el consultorio que le correspondía para su dolencia en el hombro. “Los profesionales son super buenos, los ejercicios me han hecho bien y estoy super contenta porque ha bajado mi dolor. He avanzado harto desde que estoy en esta terapia, la que ya estoy finalizando. Yo no conocía el CADI”, contó.

En tanto Olga Mora se atiende en el programa de envejecimiento del CADI, ella sufre de Parkinson y lleva algunos meses tratándose. “Esto es más que solo un edificio o instalaciones estupendas, hay un trabajo del equipo que es indescriptible. Se preocupan de que uno haga los ejercicios, hay una preocupación por cada persona y demuestran mucho cariño con nosotros los pacientes, es un trato agradable con una gran calidad humana. Es como sentir que te abrigan al llegar”.

Desde el otro extremo del país, en Arica, Rubén Arriagada, quien es carpintero y hace algún tiempo trabajó en la construcción del Centro Médico de la Universidad de Tarapacá, contó que actualmente es uno de los pacientes de este recinto que entrega atención gratuita a miles de personas en Arica. “Es un lugar excelente, me he atendido con los médicos, me han hecho exámenes que en el sistema público de salud se demoran meses en dar una hora, espero que siga creciendo porque es una ayuda real para los ariqueños”, relató.

Más noticias